Transformer ( Sky Paragliders)

Skyligther4 y Transformer de Sky Paragliders en sus fundas

Acaban de enviarnos directamente desde Chequia varios “juguetes nuevos”

Estamos de pruebas estos días con varias sillas muy interesantes; el prototipo de la ultraligera de Cross, vuelo vivac y  de “Hike and fly”,  cuarto modelo de la saga Skyligther de su serie ligera, que en su talla L tan solo pesa 3,3 Kg, y todavía no está a la venta, lo estaré en breve, esperamos; la reverse 5, silla ligera de montaña que se convierte en mochila, ultraligera tambien de 3,300 Kg en su talla L y a la que dedicamos estas lineas: La Transformer, de la serie “comfort” de Sky Paragliders, diseñada para volar con o sin speedbag ( carenado) ; su peso es también contenido y la silla L combinada con un speedbag talla M  arroja un peso de 4,8 Kg.

Son tres conceptos diferentes de arnés de vuelo, para usos diversos, siendo la transformer la silla de corte más clásico; la que mas se adecúa a la práctica habitual del vuelo libre en casi todas sus variantes lúdicas; sin olvidar que por su comodidad no es descartable para esas competiciones regionales a las que acudes para mejorar tu nivel o “volar en bandada” sin complejos frente a otros equipos mas sofisticados.

La Transformer es una silla para estar horas en el aire, una silla intermedia, de fácil regulación, muy cómoda y versátil, con protecciones generosas que ofrecen comodidad por todas partes, incluso un cojin lumbar muy útil que permite ajustar la posición de la espalda para pilotar del modo más cómodo posible, un hueco en el bolsillo trasero para poner tu camelbag y un orificio dedicado para sacar el tubo y llevarlo a tu hombrera, con un velcro y cinta de seguridad en el otro lado para fijar insrumentos ( radio, vario … lo que se te ocurra) . Es un sillón!!!

El carenado se puede quitar o poner según el tipo de vuelo que se desee hacer; hay que  perder un poco de tiempo en regularlo y ajustarlo, pero una vez hecho, y  fijados los cordinos que se utilizan para orientar el estribo y la forma de la tela, su versatilidad para quitar o ponerlo es muy destacable. Bajo el asiento tiene un bolsillo por si necesitas guardar algo o poner un poco de lastre, de modo centrado. El poder escamotear el carenado es muy útil para pilotos noveles, para que vayan adaptándose al modo de pilotaje con carenado, que es un poco diferente al clásico modo de pilotaje sin él, pero que resulta el más adecuado si te vas a dedicar a subir térmicas.

Pese al volumen que representan sus formas y el Bumpair y las protecciones laterales que monta de modo solidario- y articulado-, recogerla en un bulto contenido no resulta difícil, utilizando la bolsa de compresión que viene con el arnés o con una cinta interior de la Mochila Eyre de tu parapente Sky (claro). La silla se reduce a un bulto que encaja perfectamente en la mochila, dejando espacio para la vela, plegada en concertina, y el resto del equipo; que puedes comprimir, adiconalmente, con las cintas laterales de la mochila EYRE, hasta convertirlo en un bulto manejable y cómodo para su porteo. Un equipo normal, vaya.

A ver;  no es un equipo ligero para ir de paseo, para eso hay otras opciones; es una silla intermedia con una geometría de doble ABS (según hemos podido comprobar, heredera de la geometría de la Skyligther3, con algunas variaciones) que resulta muy cómoda para pilotar y permite al piloto novel tener una silla de largo recorrido en su carrera como piloto, con la que progresará de modo muy cómodo e intuitivo en el pilotaje y con una seguridad pasiva impecable; y es, además, una silla para pilotos confirmados que busquen comodidad en vuelo y, confort y precisión, en el pilotaje.

Destaca la limpieza de su forma; es un carenado envolvente para volar muchas horas dentro de él.

Es una silla para estar horas en aire. Tiene un par de bolsillos laterales en el speed bag, y un cockpit que  se une a la silla con tres fijaciones, de manera que los instrumentos quedan de manera vertical y no “caídos hacia delante” como en casi  todos los modelos de sillas, que obligan a estirar un poco el cuello para consultar los datos del vuelo, o mover los instrumentos para hacerlos legibles.

El peso total en vuelo con esa silla montando un paraca BEAMER 2 y una vela  APOLLO L, más el equipo habitual (casco, radio, vario, etc…) arroja un peso de mochila 15,7Kg. Evidentemente es un peso que se puede reducir, pero no está fuera de los rangos habituales.

Es un envoltorio aerodinámico confortable del que te costará quererte desmontar.

En breve esperamos probarla en vuelo… a ver.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s